Alineación de sistemas de coordinación, logística y fortalecimiento de los SAT para cerrar brechas en la respuesta en el Caribe.

Alineación de sistemas de coordinación, logística y fortalecimiento de los SAT para cerrar brechas en la respuesta en el Caribe.

 

 
 

Alineación de sistemas de coordinación, logística y fortalecimiento de los SAT para cerrar brechas en la respuesta en el Caribe.

     

   

 

Eastern Caribbean countries

 

 

 

     

 

 

 

Nombre del agencia o socio

 

CDEMA, OCHA, IFRC y PNUD

 

Nombre de la comunidad beneficiaria

 

Eastern Caribbean countries

 

Otros actores que intervienen en la práctica

 

UNDP Hub, UNDP Barbados & COES, UNDP Dominican Republic y Cuba, Canada Red Cross y French Red Cross

 

Área de intervención en el que se desarrolla la práctica/evidencia

 

La evidencia se centra en cómo las acciones de preparación para la respuesta de los diferentes actores en materia de logística, coordinación y fortalecimiento de los SATs están siendo eficientes para responder a escenarios complejos.

 

¿Cómo se relaciona con el Marco de Sendai para la Reducción del Riesgo de Desastres 2015-2030?

 

CDEMA a través del CDM Strategy, se encuentra alineada a las 4 prioridades de Sendai, siendo la prioridad 4 la que debe destacarse en esta evidencia, debido a las acciones de preparación para la respuesta realizadas a nivel regional, nacional y comunitario.

 

¿Cuáles han sido las actividades (relacionadas con RRD) relevantes de esta evidencia?

 

Todas las estrategias de intervención de los diferentes actores se implementan en coordinación con CDEMA con el fin de fortalecer la preparación para la respuesta desde un enfoque inclusivo, participativo, equitativo y centrado en las personas.

 

French Red Cross y Sociedades Nacionales: Del 2018 al 2020, fortalecieron a nivel nacional las capacidades logísticas (deployment stock, SOPs para el trabajo con militares, coordinación, desarrollo de capacidades, distribución y capacidad de respuesta 72 horas después del desastre), de 6 Sociedades Nacionales de Antigua & Barbuda, Dominica, Saint Lucia, Saint Vincent & the Grenadines, Guadeloupe and Martinique en coordinación con las NDMOs, las unidades militares, WFP, IFRC y CDEMA y en algunos casos con las Oficinas de Meteorología.

 

Del 2017 al 2020, CDEMA, PNUD Regional y las oficinas de Barbados, República Dominicana, Cuba, y IFRC junto a las Sociedades Nacionales, fortalecieron los SAT a nivel regional, nacional y comunitario en SLU, SVG, República Dominicana, Dominica y A&B. La herramienta EWS Checklist, posteriormente institucionalizada por CDEMA, fue adaptada a la realidad del Caribe e implementada en cada país. Se obtuvo un análisis de brechas y junto a PNUD Cuba se estableció un paquete de soluciones para cada país, acompañado de acciones de Cooperación Sur-Sur. Estas soluciones para reducir las brechas fueron implementadas, fortaleciendo cada uno de los cuatro elementos de los SAT. CDEMA creó el primer modelo de política de SAT regional que se pilotó en SLU y se fortaleció el Consorcio regional de SAT, donde participan todas las entidades técnicas del Caribe. En base a las lecciones aprendidas del 2017, todos los países hicieron su levantamiento y evaluación del riesgo en base a los parámetros de los SAT, se establecieron mecanismos de monitoreo, se generaron estrategias de comunicación nacional y regional y se prepararon a todos los actores para la respuesta a escenarios multiamenaza.

 

Además del fortalecimiento de los SAT, el proceso anterior contó con una línea orientada a las acciones de preparación para la respuesta liderada por CDEMA y OCHA. En base a las lecciones aprendidas de Irma y María en 2017, se vio la necesidad de estandarizar procedimientos entre el sistema de coordinación de OCHA y de CDEMA y sus 4 sub-hubs; proceso sistematizado en el Joint Interoperability Manual. Las acciones de desarrollo de capacidades, entendimiento del funcionamiento y procesos de ambas organizaciones y estandarización de herramientas para reducir duplicidad, ayudó a crear un balance y un aprovechamiento de los conocimientos globales a nivel subregional, para trabajar de manera conjunta, integrar de forma coordinada a todos los actores en la respuesta y reducir los efectos del evento con el uso de estrategias que aseguran responder en tiempo y calidad.

 

Descripción del impacto de la evidencia. ¿Ha sido probada? ¿Cuál es el cambio notable que ha generado al implementar la práctica/evidencia?

 

Desde la ejecución de los dos proyectos, todos los actores bajo el liderazgo de CDEMA han tenido que afrontar la temporada de huracanes de 2019 (la más activa de los últimos años), brotes de dengue, zika, la pandemia del COVID-19 y la erupción en SVG.

 

La efectividad del trabajo iniciado previamente está siendo visible en la forma de afrontar el riesgo sistémico en escenarios complejos donde la amenaza biológica del COVID-19 y sus efectos a nivel socioeconómico, cohabitan con la erupción del volcán La Soufriere, en Saint Vincent and the Grenadines, donde más de 20M personas han tenido que ser evacuadas.

 

El fortalecimiento desde 2019 de las herramientas online en materia de logística, mecanismos de coordinación y difusión por parte de OCHA y CDEMA ha sido clave para trabajar en este escenario en conjunto. Igualmente, el levantamiento previo de data, como mecanismo de información para el análisis de brechas y la toma de decisiones. Esto ha generado respuestas más rápidas, certeras y equitativas. Este proceso de coordinación se encuentra de la mano con el área de logística, donde IFRC pudo contar gracias a las acciones anteriormente implementadas, con stock en terreno para responder a las necesidades básicas de la población afectada y con voluntarios de las Sociedades Nacionales capacitados. El acceso a fondos DREF les ha permitido apoyar a CDEMA en la gestión de albergues, medios de vidas y WASH.

 

A medida que avanza la respuesta a la emergencia, empiezan a identificarse las mejoras generadas por el trabajo realizado previamente, al igual que un aspecto a destacar por parte de las 3 organizaciones es, el papel que el sector privado está teniendo. Por otro lado, también se empiezan a identificar los nuevos desafíos debido a la cantidad de actores afectados, pero también involucrados en las labores de respuesta. Se requiere un enfoque multisectorial para responder al COVID y a la erupción, y eso implica la necesidad de seguir realizando simulaciones para asegurar que todos los actores tengan un rol específico asignado y cómo deben coordinarse en la respuesta, al igual que se identificar y generar el nexus con los actores que intervienen en la recuperación temprana, asegurando así, el desarrollo sostenible.