Caribe

Caribe

Día Internacional para la Reducción de los Desastres – el caso de COOPI en Haiti

Inundaciones, sequias, deslizamientos, tormentas, huracanes, terremotos y tsunamis: son algunos de los eventos que amenazan Haití, muchos de los cuales son agravados por el cambio climático y una frágil resiliencia.

Lara Palmisano

28 octubre 2015 | Publicado : 28 oct 2015 - 16:00 | Actualizado: 28 oct 2015 - 16:07

Según la Oficina de Naciones Unidas para la Reducción de Riesgos de Desastres (UNISDR), en 2014, 19.3 millones de personas fueron desplazadas por desastres. Por ejemplo, Haití es considerada por la Oficina de Naciones Unidades para la Coordinaciones de Asuntos Humanitarios (OCHA) la quinta zona más propensa a desastres en el mundo. Más del 96% de la población es expuesta a dos o más amenazas de origen natural, y hay una presencia de 64.500 personas que viven aún en campos de desplazados desde el terremoto de 2010. Con más de un cuarto del total de la población de Haití viviendo en extrema pobreza, la capacidad para resistir y recuperarse de las crisis resta muy baja. Incluso pequeños shocks pueden generar impactos sustanciales en la recuperación socio-económica del país y en la consolidación del desarrollo sostenible.

« Es sobre todo al nivel local que las capacidades deben ser fortalecidas », explica Morena Zucchelli, representante de la ONG italiana COOPI – Cooperazione Internazionale, en Haití. Siguiendo el Marco de Sendai para la Reducción de Riesgo de Desastres 2015-2030, “la estrategia de COOPI es poner a la población en el centro de nuestras acciones y está estrechamente ligada a la acción concreta de mitigación al riesgo de desastres de origen natural o humana, en pequeña o gran escala con un focus particular sobre la gestión de la información útil para la gestión del riesgo y las crisis, y para el refuerzo a la resiliencia, tanto en contexto rural como urbano”.

Fortalecer la gestión de la información en países con alto riesgo a desastre es crucial para asegurar la comprensión de la vulnerabilidad de los recursos y las necesidades, las cuales son esenciales para el efectivo desarrollo del país.

COOPI en Haití está trabajando para asegurar que sus beneficiarios tengan el correcto conocimiento en la gestión del riesgo de desastres. “Estudiando la tierra y su historia, es posible comprender el contexto ambiental, las amenazas, la vulnerabilidad y los recursos. A partir de ello, es posible definir actividades que sean apropiadas para mitigar el riesgo”.

En Haití, COOPI se mantiene atento a la creación de capacidades en la reducción del riesgo para las comunidades vulnerables. También realiza pequeñas obras de mitigación manteniendo estrecha relación con las instituciones locales, con el sector privado y con la sociedad civil. “Cuando conocemos cuales son nuestras amenazas de origen natural, nuestra vulnerabilidad, podemos prepararnos para que las emergencias no sobre pasen nuestra capacidad de respuesta provocando nuevas víctimas y cambiando la lógica de desarrollo lograda”, concluye Morena Zucchelli.

Las acciones para reducir la vulnerabilidad deberían incluir: reglas más estrictas para la construcción, planificación sostenible de la tierra, mejoramiento en los sistemas de alerta temprana, prudente gestión del medio ambiente, planes de evacuación y emergencia y, sobre todo, información adecuada a la población. Las comunidades y los individuos deben adquirir una fuerte comprensión de los riesgos a desastres y ser actores activos del proceso para fortalecer la resiliencia.

Es necesario la producción de planes convincentes para limitar el riesgo a desastres si queremos alcanzar los nuevos Objetivos Globales. Desde el undécimo al quinceavo, los Objetivos Globales apuntan a: “hacer las ciudades y los asentamientos humanos inclusivos, seguros, resilientes y sostenibles »; “asegurar consumo sostenible y patrones de producción”; “tomar accione surgentes para combatir el cambio climático y su impacto”; “ conservar y usar sosteniblemente los océanos, mares y recursos marinos para desarrollo sostenible”; “proteger, recuperar y promover el uso sostenible de los ecosistemas terrestres, manejo sostenible de los bosques, combatir la desertificación y frenar y reservar la degradación de la tierra y frenar la pérdida de la biodiversidad”.

En Haití, COOPI está trabajando con la Oficina Europea de Ayuda Humanitaria y Protección Civil (ECHO) y la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (OFDA/USAID) en proyectos de seguridad alimentaria y reducción de riesgo de desastres.


Desde el 30 de noviembre al 11 de diciembre, el mundo está buscando alcanzar un acuerdo durante la 21 Conferencia de las Partes. Esta Conferencia es crucial porque busca alcanzar un acuerdo universal y legalmente vinculante en clima. Un mundo más limpio, más sostenible y más próspero requiere la asistencia y el compromiso de todos con soluciones que se deben tomar por los gobiernos a nivel local, por actores pertinentes, sector privado y sociedades civiles. Nuestro planeta lo necesita.

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. dipecholac.net se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a dipecholac.net

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.

Redes Sociales